Así empezó todo

Hoy hace ya un año que despedimos a uno de mis mejores amigos. Todos nos reunimos en el Tanatorio Dos Hermanas de Sevilla para darle un último adiós. Somos compañeros de vida, más que de afición, casi todos los fines de semana salimos a vivir la carretera, movernos a toda velocidad por carreteras de todo el país, somos moteros.

Y hoy, pasado tanto tiempo, y acordándome de mi amigo he decidido hacer un relato de todos los lugares a los que fuimos, los lugares en los que paramos, los restaurantes en los que comimos, y sobre todo, aquellos hoteles en los que dormimos,  que sirva de guía para todos aquellos que quieran vivir la vida que nosotros tanto amamos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *